En este personaje podemos encontrar diversos mitos y que incluso fueron asociados en la antigua sumeria con Gilgames.

Según la mitología griega, Orión era un gigante el cual había nacido de la piel de una tertena en Beocia, en casa de un campesino el cual tuvo en su casa alojados al propio Zeus, Hermes y Poseidón.

Otra leyenda comenta que fue Hirieo, el cual había recibido en su palacio de la ciudad de Hiria, a los dioses anteriormente mencionados y que en honor a la visita de los tres, sacrificó un magnífico buey. Hirieo comentó a estos dioses su deseo de tener descendiente, más este no estaba relacionado con ninguna mujer, por lo que Zeus le mandó a coger la piel del buey que había sacrificado y le encomendó a orinarla. Los dioses enterraron dicha piel en el palacio, naciendo unos meses después el propio Orión.

También tenemos la versión de Homero, el cual comentaba que Orióen era el hjo del rey Minos.

Orión se convirtió en un gran y hábil cazador y un culto astrónomo y forjador de armas, disciplinas que había aprendido de Atlante y de Éfeso.

Debido a su gran estatura se decía que Orión era capaz incluso de caminar por el mar algo que confundió a Artemisa, que viendo a este con su cabeza sobresaliendo de las aguas, usó su cabeza como blanco para sus flechas, asi demostraría a diferentes dioses como Apolo, su puntería prodigiosa. Una de estas le alcanzó y lo mató, naciendo de esta manera uno de los mitos de este.

Existe otra historia la cual dice que Afrodita se había enamorado de Orión, lo que provocó celos en la propia Artemisa. Esta en venganza hizo que un escorpión picara a este personaje, lo cual resultaría letal para este, que fallecería.

Otra versión de la misma es que Artemisa había mandado al escorpión a matar a Orión, ya que este por accidente había tocado el velo de esta con mano impura.

Artemisa, Enopión y la muerte de Orión – Johann Carl Loth

Sea como sea la realidad mitológica de la muerte de Orión, en las diversas historias y teorías que se tienen en cuenta para este personaje, coinciden que Artemisa aparece en las mismas y que esta entristecida y afligida por ser la causante de la muerte de este, pidió a Zeus que lo colocara en el cielo, en donde formaría una de las mas brillantes constelaciones.

En el propio firmamento aparece Orión con su perro y una liebre, armado con su brillante espada y ropa de cazador, y a la propia Artemisa siguiéndole y envolviendo a este en un halo de luz plateada, convirtiéndose en el terror de las demás estrellas del cielo.

En otro de los mitos, Orión se enamora y persigue a las siete hermanas Pléyades, las cuales son puestas por Zeus en el cielo en la constelación de Tauro, el cual protegería a estas del cazador.

Como curiosidad, se puede percibir que el perro de Orión es la reluciente estrella Sirio, la cual anuncia la canícula.

Actualmente en astronomía, podemos asociar a Orión como una nebulosa formada por siete estrellas que son perfectamente visibles en cielos bien despejados.

Fuentes:

BOCCACCIO, Giovanni (1951). «Genealogie Deorum Gentilium Libri». Vincenzo Romano, ed. Opere. IX y XI. Bari.

Enciclopedia mitológica (2011). De Vecchi

Apolodoro. «Biblioteca mitológica, i, 4» (en inglés). Ártemis es llamada Opis en Calímaco. «Himnos y epigramas, iii, 204» (en inglés). y en Fontenrose, Orion: The Myth of the Hunter and the Huntress, p. 13